A través de este blog pretendo que compartamos experiencias educativas y deportivas.

jueves, 4 de febrero de 2021

La figura que falta en los cuerpos técnicos de la élite del fútbol. EXPERTO EN EMOCIONES.

Andrés París. Pedagogo Deportivo
Los entrenadores/as y futbolistas son conscientes de la necesidad que tienen de conocer, reconocer y valorar sus emociones, para calibrar la información que les aporta y tener así una mejor gestión emocional. 

Cada partido de fútbol es la gestión de una incertidumbre, y la semana de entrenamiento es la gestión de la consecuencia del partido anterior.


Los cuerpos técnicos han evolucionado al mismo ritmo que lo ha hecho el propio juego en los últimos 20 años, han pasado de ser 3-4 personas entrenador, auxiliares y ayudantes, a ser un cuerpo técnico holístico, donde entre todos abarcan todas las áreas.


Al entrenador/a y segundo/a entrenador/a, se le han ido sumando otros profesionales con funciones muy específicas que conforman el equipo de trabajo, así los cuerpos técnicos actuales suelen tener estas áreas cubiertas.

El  preparador físico o preparadores físicos, entrenador de porteros; Analista; Scouting; médico o médicos; fisios; readaptadores y recuperadores, y en algún caso el se dispone de un psicólogo deportivo.


Considero que hay una figura que debería tener una presencia importante en los cuerpos técnicos de élite del fútbol; La persona experta en emociones y gestión emocional, que perfectamente puede ser el psicólogo o el pedagogo deportivo, o ambos ya que en este caso se va de la mano, de hecho hay una carrera universitaria de psicopedagogía donde une a los dos. 


El fútbol es emoción, son emociones. La gran mayoría de las personas que están en el fútbol son personas que están expuestas a sentir muchas emociones casi al mismo tiempo, y pasar de unas a otras en espacios cortos de tiempo.

Te pongo un ejemplo:  "Si un equipo en una final, va perdiendo en el minuto 88 por 1 a cero y le pitan un  penalti en contra, pudiendo ser el dos a cero, podemos pensar que el equipo que va perdiendo tendrá unas emociones que estarán en torno a rabia, frustración, tristeza, decepción, desesperación, cada futbolista lo sentirá de una manera. Pero si en ese momento el portero para el penalti, las emociones se transforman en ilusión y esperanza,  y esa nueva emoción  puede generar nuevas oportunidades. Si esa oportunidad generada se convierte en gol del empate, consiguiendo ir a la prórroga, las emociones dos minutos después han sido las contrarias. Las nuevas emociones que están sintiendo les hace estar más motivados, ilusionados, y dispuestos a los minutos extras. Este carrusel de emociones, que se suceden en casi todos los partidos de fútbol, aunque no sean finales, son las emociones que el futbolista debe conocer, saber por que aparecen y gestionarlas de la mejor manera posible. A una emoción le sigue una acción, por lo que aprender a gestionarlas les convertirá en mejores deportistas."


Entonces, ¿Cómo es posible que no esté presente la figura de un experto en emociones dentro de un equipo?

La función de está persona será enseñar a los futbolistas y al cuerpo técnico a tener una buena gestión emocional. Alguien que les enseñe a conocer y aplicar la inteligencia emocional, las funciones biológicas de las emociones, las habilidades fundamentales de la Inteligencia Emocional, etc…

 

¿Qué asegura tener una persona experta en emociones en un cuerpo técnico?

Asegura principalmente tres cosas, por un lado garantiza el conocimiento, es decir, que tanto futbolistas como cuerpo técnico conozcan al menos teóricamente la gestión emocional.

Segundo, desarrolla técnicas, estrategias, procedimientos de inteligencia emocional para desarrollar futbolistas y entrenadores emocionalmente más inteligentes, el fútbol moderno demanda futbolistas y entrenadores emocionalmente más inteligentes.

Y tercera será la persona donde cualquier miembro del equipo puede acudir a el/ella si tiene algún tipo de problema emocional que no sabe solucionar.

El sistema de trabajo de esta persona será por un lado con los/as jugadores/as, y por otro con el cuerpo técnico, ya que las emociones, intereses, objetivos de cada grupo no son las mismas, por eso habría que diferenciar. También puede trabajar de forma individual en casos que así lo requieran.


Aquellos cuerpos técnicos valientes que decidan incorporar esta figura a su staff, estarán mucho más armados y preparados que el resto para afrontar la competición.


Andrés París

Pedagogo deportivo