A través de este blog pretendo que compartamos experiencias educativas y deportivas.

domingo, 22 de mayo de 2022

RECOMIENDO NO LLAMAR FINALES A LOS PARTIDOS QUE NO SON FINALES



A medida que las temporadas se acercan a su fin es muy normal que los equipos, entrenadores, aficiones se refieran a los partidos que quedan como finales (nos quedan 7, nos quedan 3 finales, etc...) esta forma de dirigirse a estos últimos partidos no la recomiendo y lo argumento en el siguiente post:

No recomiendo

1) No debería considerarse como final tanto en cuanto no lo es. Una final es algo finalista como la propia palabra indica, es decir, no hay nada más detrás de esa final. Además, tiene un contexto distinto y determinado.

2) Los equipos que mejor compiten no distinguen entre finales o no, sino que han aprendido a competir cada partido y se enfrentan a cada partido con el convencimiento de gestionar extraordinariamente bien sus recursos en función de un objetivo.

3) Hacer especial una situación no garantiza gestionarla bien, al revés. Hacer especial 5 partidos es una utopía, el futbolista de alto rendimiento está preparado para competir los 38 partidos regulares de Liga, pero no para jugar 5 finales seguidas.

4) Las finales colocan al futbolista de alto rendimiento en modo supervivencia, aumenta la presión, la responsabilidad y la sobre emoción; justo lo que intentamos evitar. Cargar con más presión, responsabilidad y emoción es un grave error.

Recomiendo

Un partido es una gestión de una incertidumbre, por tanto recomiendo preparar el partido rescatando todo aquello que venimos haciendo bien, identificar todas las cosas que durante la temporada venimos haciendo mal y no tanto de hablar de finales como solución, sino verdaderamente poner soluciones físicas, técnicas, tácticas y/o emocionales psicológicas para afrontar estos partidos.

Para este tipo de partidos se necesitan jugadores inteligentes, reflexivos, responsables y con una alta regulación emocional y no al futbolista sobreexcitado, sobre presionado o cargado con una fuerte responsabilidad.

Post realizado por Andrés París (Pedagogo deportivo)




No hay comentarios: